miércoles, 18 de agosto de 2010

Tomo II (si, a veces es necesario enumerar)


Intento de expiración 2



Desde la etimología, el término duelo posee dos raíces latinas; una es dolus (dolor) y la otra duellum (desafío).

Para el psicoanalisis, el duelo es un afecto normal, no es un estado patológico, pasado cierto tiempo se lo superará.
El duelo supone un trabajo psíquico de ir aceptando que el objeto no está, es un trabajo de desinvestimiento de las representaciones ligadas al objeto.
Esta pérdida afecta al narcisismo, ya que el yo se constituye a partir de sucesivas identificaciones con el otro. El dolor ocasionado por el duelo tendrá íntima relación con lo que el otro contenía en uno, eso que se ha llevado cuando se fue.
Lo que se pierde, en el universo de lo simbólico, es el lugar que la persona ocupaba en uno, y el lugar que ocupabamos en la otra persona.


BlaBlaBla!
Si había alguien este mundo para quien fui un Hada era para mi abuela...



1 comentario:

Sora Mitsuko dijo...

No digas "fui"... que somos 55 (hasta ahora) aqui vivitos que te seguimos y es porque también nos parece que lo sos =)